FONOAUDIOLOGÍA

“Es importante detectar los problemas de lenguaje de los niños a tiempo”

Los trastornos del lenguaje o el habla, la respiración bucal, los problemas de deglución y las patologías que afectan la voz son los principales síntomas con los que se detecta la ayuda de un fonoaudiólogo. Si no comprende lo que el niño habla, respira con la boca abierta o presenta retraso con respecto a sus pares en su desarrollo del lenguaje son síntomas que los padres deben tener en cuenta al consultar al pediatra que deberá derivar al pequeño a un fonoaudiólogo. En esta entrevista nuestra fonoaudióloga, aclarará las principales dudas que tienen los padres a la hora de pensar en un especialista para solucionar los problemas de lenguaje de sus hijos.

La labor de un fonoaudiólogo es evaluar y tratar a niños y adultos con discapacidades del lenguaje, habla y audición o deglución. El tratamiento que realizamos son ejercicios facilitatorios, de pronunciación y de repetir palabras y hacer oraciones.

 

¿Cuáles son las principales funciones que cumple un fonoaudiólogo?

Dentro de las patologías de niños, hay varios tipos: están las patologías de lenguaje que pueden ir de trastornos de lenguaje en específico. Por ejemplo, el típico niño que no dice la “r” y todo lo demás lo tiene bien, ya sea a nivel cognitivo como expresivo es un niño que tiene dislalia. Hay  otros niños por ejemplo que como dicen sus padres “hablan enredado” pero comprenden todo, esos son como trastornos del lenguaje en sí. Pero un niño por ejemplo que ya a los dos años no tiene la intención comunicativa, juega solo, no le interesa comunicarse con otro, y si lo hace tal vez piensa de forma instrumental. Es muy importante en el curso de la terapia considerar la presencia de reacciones adversas, pues de esto dependerá la dosis con la que se continuará y también la dosis de mantención.
Ocasionalmente se presentan reacciones tardías, sobre las cuales el paciente debe ser advertido e instruído de cómo proceder si son leves y de dónde acudir si son severas.

 

¿Qué consecuencias en el lenguaje tiene retrasar este tratamiento?

El rol del pediatra es lo primero, pues debe detectar a los niños que son muy irritables por ejemplo en la consulta o si por ejemplo tienen problemas para cambiar de alimento. Un buen diagnóstico previo es fundamental, pues avala el tratamiento que corresponda para seguir adelante.  El no realizar una labor a tiempo, sólo acarrea problemas a largo plazo con el menor, los que pueden por ejemplo derivar en burlas por parte de sus pares. Al retrasar el tratamiento, disminuyen los niveles de atención, de aprendizaje y de motivación porque tiene problemas para interactuar y se siente disminuido en la relación con su medio.

 

¿Cuándo llevar a un niño al fonoaudiólogo?

A los niños tampoco se les pueden pedir cosas que no correspondan a su edad, eso es muy importante. Pero si por ejemplo,  a los 18 meses no habla, aunque sea muy regalón, necesita una evaluación. Un diagnóstico a tiempo con un trabajo constante tanto en la consulta como en la casa, es fundamental para lograr un cambio.

 

¿Cuán importante es la familia para superar los problemas en el lenguaje de los niños?

La familia es fundamental, nosotros realizamos un trabajo integral. Pero todo se debe reforzar en la casa, nosotros le damos tareas para que él desarrolle las que deben ser hechas no sólo por él sino que también estimuladas por su entorno.

 

¿Por qué es importante ser constantes en el tratamiento?

A pesar de que cada vez hay mayor conciencia en los padres sobre este problema, pese a ello aún existe un grupo de padres que espera que los problemas de lenguaje que tienen sus hijos se solucionen milagrosamente. Otros son los que los llevan por pocas sesiones y terminan antes de tiempo el tratamiento, sin tomar en cuenta del trabajo constante y perseverante que se debe realizar.

 

¿Son curables los trastornos del lenguaje?

Todo trastorno de lenguaje tiene potenciales de ser superado, pero la rapidez de su evolución y los avances en su tratamiento dependen de distintos factores, tales como: tipo de Trastorno (expresivo o mixto), el grado de severidad del trastorno, la cantidad de aspectos lingüísticos alterados, la precocidad del diagnóstico, el inicio oportuno del tratamiento, el apoyo familiar en la terapia y por supuesto la motivación del niño.

 

¿Los adultos pueden ir al fonoaudiólogo?

Cuando llegan espontáneamente al fonoaudiólogo, son profesionales de mediana edad que quieren hacer discursos y darse a entender, por problemas vocales y de articulación, por ejemplo, por la necesidad de convencer a clientes. A veces, son personas que tuvieron problemas en la infancia y que no fueron tratados y adquirieron malos hábitos vocales. Los tratamientos con ellos, en general son más largos pero de todas formas se generan cambios.